Xiringuito Miramar (Vilanova i la Geltrú)

xiringuito miramar gastrofilia
En el libro “La cocina de los Valientes” de Pau Arenós, podemos leer que en el restaurante The Fat Duck del cocinero inglés Heston Blumental, se servia un plato llamado Sound of the sea, con algas y moluscos como ingredientes principales. Lo curioso de este plato, es que venia acompañado de un pequeño iPod, para escuchar el sonido del mar mientras comías. Este tipo de experimentos, afortunadamente, no fue mucho más allá.
Por suerte, nuestro litoral esta plagado de muchos lugares donde escuchar y ver el mar mientras comemos, sin necesidad de iPods o pantallas de plasma. Los chiringuitos son ideales para poder completar un fantástico día de playa o para ir a comer directamente -como fue nuestro caso-. Por desgracia, no es fácil encontrar chiringuitos de una calidad más que aceptable, pero los hay. El Xiringuito Miramar, que me lo descubrió mi hermano, es uno de ellos. Esta ubicado en un lugar privilegiado, justo delante de la platja de St. Gervasi, en las afueras del núcleo urbano de Vilanova i la Geltrú y sus más de 25 años de servicio lo avalan. Aunque no esta en la misma arena de la playa, como mandan los cánones de los auténticos chiringuitos, apenas 10 metros les separan. 
Ambiente tipico de chiringuito, abarrotado, bullicioso, sin grandes lujos, utillaje basico y servicio atento y familiar. Su oferta se basa en una cocina marinera de toda la vida, en la que hay que prestar especial atención a su oferta de arroces, sean secos o caldosos, que como era de esperar fue nuestro plato principal.

xiringuito miramar gastrofilia

Para hacer tiempo mientras esperábamos el arroz, empezamos con una buena ración de Pescadito frito.

xiringuito miramar gastrofilia

Algo gomosos y planos de sabor los Calamares a la andaluza.

xiringuito miramar gastrofilia

De mojar pan las Almejas a la marinera.

xiringuito miramar gastrofilia

Y acabamos con los Mejillones al vapor. Pequeños y sabrosos.

xiringuito miramar gastrofilia

El autentico protagonista de la comida fue el Arroz a la Bruta. Una mezcla de arroz negro y arroz caldoso, bien acompañado de calamarcitos, almejas y mejillones.

xiringuito miramar gastrofilia
Aquí podemos ver la ración servida en el plato. Aunque yo soy más de arroces secos, puedo decir que este era increíblemente bueno. Perfecta cocción y de sabor intenso y de largo recorrido. Las raciones son realmente generosas, llegue a repetir tres veces.

xiringuito miramar gastrofilia
Aún me quedo sitio para una increíble Tatín de manzana con helado de canela.

Los precios son adecuados a su situación privilegiada, buena y abundante comida. A tener en cuenta que el restaurante abre todo el año, ideal por si alguien quiere evitar las aglomeraciones veraniegas.

Xiringuito Miramar
Platja de Sant Gervasi, s/n
Vilanova i la Geltru
Telf: 938 157 970
Anuncis

Can Kenji

Sábado noche con ganas de novedad oriental. Primera opción, Pho, el vietnamita de la calle Sepulveda. Cerrado por motivos personales hasta la próxima semana, habrá que volver a intentarlo otro dia. 

-Y ahora que? Apetece oriental… 
-Can Kenji 
-Can Kenji? Si es imposible reservar 
-En la barra no reservan… 
-La victoria es de los valientes, vamos!
Este fue el dialogo -versión resumida- que me llevo hasta esta izakaya -taberna japonesa- de minúscula entrada con sus tradicionales cortinillas en la calle Roselló con Bailen. Es curioso que tras más de un año intentando planificar un día para ir a este restaurante, una decisión impulsiva tomada en apenas 5 minutos, me dio la oportunidad de tachar este restaurante de mi lista de pendientes.
La cocina japonesa y la catalana siempre han sentido cierta atracción entre si. Por ejemplo, el amor a primera vista entre Mibu, el inaccesible restaurante de cocina Kaiseki, y El Bulli. O el clon del Sant Pau que Carme Ruscalleda abrió en 2004 en pleno centro de Tokyo. 
En Can Kenji, encontramos una cocina japonesa con toques mediterráneos, como ellos mismos se definen en su web. Un lugar donde las albóndigas se mezclan con los shitakes, o el tataki de atún con salmorejo. Sin ningún complejo y con total naturalidad. Todo ello envuelto en el concepto que tanto gusta como son las tapas o platillos para compartir, sin encorsetamientos, ni formalidades y a precios low-Cost. Que mas podemos pedir?
El local es pequeño, de mesas algo apretujadas pero sin llegar a ser incomodo, más luminoso de lo que podría parecer. Con un diseño más nórdico -tan de moda actualmente- que japonés. Pequeña barra de madera con 7 taburetes y paredes totalmente desnudas salvo un cuadro de gran formato titulado “Caballa asada”.
Tras los fallidos intentos para reservar en ocasiones anteriores, pensábamos que seria algo más difícil tener mesa. Soló tuvimos que esperar unos 10 minutos para sentarnos, aunque por desgracia, no fue en la barra.

Nos encontramos una carta variada, equilibrada y para todos los publicos. Encontrareis ensaladas, tatakis, fideos, tempuras, sushi, etc. Platos accesibles para aquellos que no están muy acostumbrados a la cocina japonesa y otros que satisfacerá a los más expertos, le podéis echar un vistazo en su web.
Para acompañar la cena, decidimos tomar cerveza Sapporo. 
El primer plato que nos llego fue esta Caballa marinada en salsa de soja y sake dulce a la plancha. Sabrosa y con matices de soja. Piel crujiente, aunque la carne algo seca en las partes más delgadas. Muy bien.
Kakiage de setas con sal ahumada. Uno de esos platos que gusta a todo el mundo. Crujiente, quizás algo aceitoso, buen sabor y con el toque diferente que le da la sal ahumada que lo acompaña. 

Seguidamente llego el Onigiri de risotto de porcini a la plancha, el plato top de la noche. Bolas de risotto a la plancha. Manteniendo toda su cremosidad y sabor. El alga nori ayuda a poder manipularlo con la mano y la salsa de soja le acababan de dar ese punto oriental al plato. Golosísimo.
Para acabar el Surtido de sushi. Compuesto por 9 Makis -salmón, pepino y atún-, y 6 Sashimis, -Calamar, langostino, atún, salmon, caballa y jurel (creo)-. Correcto sin más. No es su especialidad y eso se nota. El resto de platos estuvo a un nivel más alto.
De postres, un fijo siempre que lo encuentro en los postres de los restaurantes japoneses, Tiramisu de te verde y Baileys. Bizcocho bañado en Baileys y deliciosa mousse de te verde, coronado por un par de rocas de almendra y chocolate blanco. Muy bueno

Tampoco podia faltar un homenaje al dulce favorito de Doraemon con el Pancake Japones “Doriyaki” de chocolate. Una reinterpretación donde se substituye el tradicional bizcocho por Pancakes, acompañado de un poco de nata.

La cuenta para dos, realmente ajustada. Hay ganas de volver, esta vez directamente a por las tapas, sin pedir sushi, que me parece prescindible. Atención a los diferentes menús con precios imbatibles que tienen al mediodía.

Can Kenji
C/ Rosselló, 325
Telf: 934 761 823

Via Veneto

Infiernillo encendido, sartén en mano y mangas arremangadas. Juego de extrema precisión, aquí no hay lugar al error. El chasquido de la mantequilla al entrar en contacto con la sartén ardiendo nos indica que esto ya ha empezado, todos atentos a la función. Se añade azúcar y zumo de naranja, y a fuego vivo, el experto mezcla los ingredientes con agiles golpes de muñeca. Cuando todo esta emulsionado, se añade la crepê y un chorrito de Cointreau. En este momento, te quedas abducido por las llamaradas del flambeado, y antes de que vuelvas a pestañear “Et voilà!”, te sirven una Crepê Suzette recién hecha. 
Este tipo de postres están en peligro de extinción y son pocos los restaurantes donde los siguen preparando a la vista del cliente, uno de ellos es el Via Veneto. Donde Josep Monge ha comandado uno de los mejores servicios de sala que se puede encontrar en Barcelona. Aunque actualmente es su hijo, Pere Monge, quien ha cogido casi toda la responsabilidad de la sala en el día a dia. No es fácil mantener el prestigio de un restaurante durante 40 años. Por lo que su cocina nunca se ha quedado estancada, siempre manteniendo actualizada pero sin perder su personalidad propia. Por eso aun se mantienen platos míticos como la comentada Crepê Suzette, la naranja estilo Vía Veneto o el Pato asado a la Presse. Si queréis conocer algo de estas preparaciones y del servicio de sala del Via Veneto sin moveros de la silla o el sofá. No os perdáis los 10 primeros minutos de este capitulo del programa “Al vostre gust”. El gran programa que dirigía Tana Collados en TV3 hace unos años.
Mi reserva era para un viernes noche, la sala presenta media entrada y excepto una mesa con dos parejas rusas, el resto eran clientes habituales, intuyo que desde hacia muchos años. En la cocina se hico una reforma integral para adaptarla a las nuevas necesidades. Pero tanto la fachada exterior como la sala principal, que es lo que pude ver, apenas han cambiado desde sus orígenes. El icónico ojo de buey, cortinas modernistas, luz blanquecina. Se sigue manteniendo el servicio de aparcacoches y guardarropía, y el personal de sala con muchos años de servicio a sus espaldas. Todos estos elementos conforman un cuadro de enternecedora decadencia.
El menú que deguste fue el de un Pack Restaurantes con estrella de Smartbox que me regalaron mis excompañeros de trabajo (gracias, chic@s!) y esto fue lo que nos sirvieron.
via veneto barcelona gastrofilia
Detalle de los rulos de mantequilla que acompañaban al pan.

via veneto barcelona gastrofilia

Este fue el primer aperitivo, como base una lamina de pasta de tomate, el resto de ingredientes no lo apunte, y si no me acuerdo es que no seria ni muy bueno, ni muy malo. 😉

via veneto barcelona gastrofilia
Clásicas Croquetas de queso, correctas.
via veneto barcelona gastrofilia
Empezamos con Vieira asada con jamón sobre crema de coliflor y rúcula al parmesano, muy correcta.
via veneto barcelona gastrofilia
Canelon relleno de pollo del Prat con salsa de trufa negra, utilizando pasta wonton para darle algo de ligereza al conjunto, buena harmonia de sabores, a pesar de la intensidad aromatica de la trufa, esta no enmascaraba el sabor del pollo.
via veneto barcelona gastrofilia
Merluza gallega del puerto de “Celeiro” con arroz de carabineros. El mejor plato del menú. Excepcional merluza en su correcto punto de cocción acompañado de un delicioso arroz de carabineros y trozos de butifarra negra.

via veneto barcelona gastrofilia
Costillar de cordero lechal asado con costra de finas hierbas y macarrones rellenos a la carbonara. Costillar  totalmente deshuesado a modo de redondo relleno de butifarra negra. Muy bueno.
via veneto barcelona gastrofilia

Rizo de chocolate y naranja con crema de Kumquat y helado de café. Interesante postre de gustos amargos y acidos y diferentes texturas, mouse, bizcocho, helado, crema.

via veneto barcelona gastrofilia

Petit Fours para acompañar al cafe.

via veneto barcelona gastrofilia

La cuenta para dos. A pesar de que solo incluía las bebidas fue considerable. Ya que en este tipo de restaurantes los vinos son de gamas medias y altas y los precios acostumbran a estar algo subidos.
Aunque podemos decir que la alta cocina se ha democratizado este restaurante no esta al alcance de todos (podéis precios en su propia web).
El menú era cerrado, pero si hubiera podido escoger platos me hubiera decantado por los más clásicos del local.


Via Veneto
C/ Ganduxer, 10
Telf: 932 007 244
www.viavenetorestaurant.com