Can Bosch (Cambrils)

can bosch gastrofilia
 Es una suerte haber visitado varias veces Can Bosch, seguramente el mejor restaurante de Cambrils (y parte del extranjero). Un restaurante de larga tradición en este pueblo costero, abierto en 1069 a escasos 100 metros del puerto y que se cambio de local hace pocos años. Desde mi primera visita, por el 2005 ya en su local actual, hasta ahora mi paladar se ha sofisticado, es menos inocente y menos dado a la sorpresa y al entusiasmo. Aún así, puedo afirmar que se come mejor ahora que en mi primera visita. 
Can Bosch ofrece una cocina marcadamente marinera, algo afrancesada,  que donde sin prisa pero sin pausa, se han ido sofisticando y mejorando hasta llegar a su máxima cota de excelencia actual. Supongo que el cambio de local hace unos años y poder disponer de una infraestructura necesaria y un espacio acorde para este tipo de cocina y fue un punto de inflexión.
can bosch gastrofilia
Cuberteria de plata, excelente vajilla, copas Spiegelau, una puesta en escena clásica.
Existe la opción de menú degustación, pero en esta ocasión escogimos platos a la carta.

can bosch gastrofilia
 Pan de cereales con cerveza, bueno, aunque estuvo mejor el pan blanco.

can bosch gastrofilia
Como snacks, Oliva esferica, el icono de la esferificación, estas eran magnificas, rellenas de un excelente aceite de oliva arbequina.

can bosch gastrofilia
Una crujiente Galleta de cebolla caramelizada, Magdalena de gorgonzola y Bombon de foie, este último algo prescindible.

can bosch gastrofilia
Como aperitivo una Crema de brocoli y colifor con salmón y huevo duro, muy bueno.

can bosch gastrofilia
Para levantarse y hacer la ola estaban estas carnosas y deliciosas Ostras gratinadas al cava con migas y crujiente de beicon. También pude probar el Tártar de cigalas, ostras rebozadas con ensalada de berros (no hay foto) que no tenia nada que envidiar. 

can bosch gastrofilia
Un pequeño resbalón con el Gallo de san pedro con rattatoulle y patata douphine, quizás una excesiva sobrecocción con el Gallo de san pedro que se mostraba algo reseco y falto de sabor. No es que fuera incomible, pero no llegaba a la excelencia de los demás platos, aún así los acompañamientos fueron impecables, el rattatoulle (una especie de pisto), la Patata Douphine (una masa compuesta por puré de patata, huevo, mantequilla, etc.  que se sirve frita) que servia de base del pescado y el jugo de asado. El nivel quedo subsanado con un Lomo de merluza de palangre rebozada con ceps y emulsión de aceite de oliva (tampoco hay foto) que pude probar.

can bosch gastrofilia

A pesar de que ya iba justo de espacio en mi estomago, no pude renunciar al Borracho de cacao con helado de café y crema de whisky.

can bosch gastrofilia
Para acabar y servidos antes del cafe (como exige Philippe Regol), como petit fours, Piruleta de chocolate blanco, Galleta de avellanas, Macarón de Limón y Rocas de chocolate negro con almendras.

Nunca antes había puesto la palabra excelente tantas veces, pero nunca antes había sido tan merecida. Se oyen voces que reclaman ya una segunda estrella Michelin para Can Bosch, mis escaso conocimientos gastronómicos me impiden hacer tal juicio, pero si puedo decir que es uno de los lugares donde mejor he comido. Cabe destacar que el servicio de sala esta al mismo nivel de la comida. Espero volver pronto, Can Bosch bien vale otra visita.

Can Bosch
Rambla Jaume I, 19
Cambrils
Telf: 977 360 019

Wushu

Un australiano al frente de un restaurante Thai? Pues sí. Este australiano se llama Brad Ainsworth, y no le va nada mal. En el 2006 empezó su primer Wushu en un minúsculo local en la calle Coromines, justo detrás del Mercat de la Santa Caterina. En solo año y medio tras el éxito, se traslado a un local más grande y que es donde se ubica actualmente. Por otra parte, en el local de la Calle Coromines decidió diversificar su negocio y abrir Bacoa, una hamburguesería de la que hablan maravillas y tiene mucho éxito, porque encontrar sitio para degustar una hamburguesa es misión imposible. 
Solo entrar en Wushu se puede apreciar porque tiene tanto éxito, una decoración muy cuidada, aunque quizás algo oscuro, y un servicio muy atento. Todo ello da la sensación de que nada se deja al azar y cada detalle es importante.
wushu gastrofilia
Mientras leemos la carta nos traen unos buenos frutos secos chinos como snack. La carta no es muy larga y esta bien estructurada, aún así nos dejamos aconsejar para escoger los platos.

wushu gastrofilia
wushu gastrofilia
Como entrante nos decidimos por unos rollitos fritos de dos tipos diferentes; unos de salmón, espinacas y pak choy y otros de ternera picada al curry. Eran deliciosos, perfectamente fritos y de sabores muy marcados, no sabria decir cuales eran más buenos. Iban acompañados de una salsa de soja y lima.

wushu gastrofilia
Como platos principales escogimos Mee Siam, con unos finísimos fideos de arroz con gambas, ternera picada, cacahuetes y verduras. Gran contraste de sabores y texturas, ligeramente picantes gracias a una salsa de chili, para mi el mejor plato de la noche.

wushu gastrofilia
Pad Thai Kai, fideos más gruesos de arroz con pollo, cacahuetes, verdura y lima. El plato menos sabroso o con el que la combinación de sabores nos gusto menos.

wushu gastrofilia
Curry verde, acompañado de verduras, bueno pero de sabor algo contenido. 

wushu gastrofilia
Curry rojo, acompañado de pato asado, de sabor más intenso, muy bueno. Ninguno de los curris eran picantes, aunque se puede pedir la opción picante.

wushu gastrofilia
Como postres, un Parfait de piña con menta fresca, digestivo y refrescante, muy bien.

wushu gastrofilia
El clásico Brownie de chocolate con helado de cacahuete.

Crumble con helado de Iogurt.

wushu gastrofilia
Mousse de chocolate blanco con maracuyá y coco.

La cuenta para 4 personas subió a poco más de 120 € contando con dos botellas de vino. Un precio razonable, un espacio agradable y buena comida.

Wushu
C/ Marqués de l’Argentera, 1 bis.
Telf: 933 107 313

Le Cucine Mandarosso

le cucine mandarosso gastrofilia

le cucine mandarosso gastrofilia
A escasos metros del Palau de la Música, se encuentra Le Cucine Mandarosso, un sitio encantador, que enamora con solo traspasar su puerta, un local pequeño y estrecho, repleto de objetos antiguos y las mesas y sillas de madera. Un espacio polivalente que sirve de restaurante cafetería y hasta de tienda. Hay que apuntar que los domingos por la tarde hacen el Aperitivo Italiano (opción cada vez más de moda en Barcelona) donde pagando el precio de la bebida, sirven comida a discreción.
Pero centrémonos en nuestra cena, el ambiente es algo ruidoso, con algunos grupos de gente joven, muchos de ellos extranjeros, el servicio es amable, aunque algo caótico a veces, pero claro, son Napolitanos. 
La carta es corta, apenas 6 platos principales y 4 entrantes, pero es gracioso como te la van explicado, incluso te traen un paquete de pasta, para que veas el tipo de pasta con el que se prepara algún plato. Las preparaciones son tradicionales y muy caseras, pero son tan apetitosas que cuesta decidirse. 
La carta de vinos es enteramente italiana, y como mi conocimiento ya es escaso en los vinos nacionales, en Italianos es absolutamente nulo, así que nos dejamos recomendar. Nos traen un Vipra Rossa de la región de Umbria, bueno aunque algo contundente.

le cucine mandarosso gastrofilia
Como entrante escogimos la Burrata, sencillamente espectacular, la mejor que he probado, acompañado de lechuga, olivas y tomates, buen producto.

le cucine mandarosso gastrofilia
La presentación del pan es graciosa, pero por el estilo de cocina, esperábamos un pan rustico cocido en horno de leña, nada más lejos de la realidad, nos encontramos un pan blando y de textura gomosa que dejaba bastante que desear. Una pena.

le cucine mandarosso gastrofilia
Los platos principales fueron unos Cecatelli alla Norma, una especie de gnocchi, pero en lugar de patata estaban hechos de trigo, por lo que eran algo más duros, la salsa era de sabor fuerte y se acompañaba con dados de berenjena, piñones y tomates cherry, muy bueno.

le cucine mandarosso gastrofilia
Pasta al forno con patate e provola, aunque me esperaba una textura de la pasta más al dente, estaban muy buenos, la salsa era suave y estaban acompañado de dados de patata y tomates cherry.

le cucine mandarosso gastrofilia
Para los postres llegamos justos así que compartimos una Pastiera, una tarta típica de Napoles que se toma en Semana Santa, elaborado con Ricota, estaba tan deliciosa que casi nos olvidamos de hacer la foto.

le cucine mandarosso gastrofilia
La cuenta para dos, el precio es correcto, el sitio es agradable y la comida buena. Un buen descubrimiento, que volveremos cuando tengamos ganas de tomar un buen plato de pasta o aunque sea para tomar un buen cafe ya que abren de 11 de la mañana hasta la 1 de la madrugada ininterrumpidamente. 

Le Cucine Mandarosso
C/ Verdaguer i Callis, 4
Telf: 932 690 780

Tapaç 24

tapaç 24 gastrofilia
Hacia mucho tiempo que Tapaç 24 lo tenia en la lista de pendientes junto al ya difunto Inopia, resucitado como Taperia Lolita desde que Albert Adrià abandonara el proyecto. Lo del Inopia clama al cielo, teniéndolo a escasas 3 calles de mi casa. Pero por mi carácter, poco dado a la improvisación, sobretodo si hablamos de comer, me tiraba para atrás el hecho de ser locales que siempre están llenos y no aceptan reservas.
Pero centrémonos en Tapaç 24, otro de los negocios del prolífico Carles Abellán, ubicado en un típico semisotano del Eixample, en la centrica esquina de Diputació con Passeig de Gracia. Como ya es habitual en este tipo de locales, el tamburete es la unica opción para sentarse a comer, ya sea en barra o mesa alta. Era un jueves y el local no parecia excesivamente lleno, así que nos atrevimos a perguntar. Naturalmente tuvimos que esperar, pero apenas fueron 15 minutos que aproveche para tomar una caña.

tapaç 24 gastrofilia
La rotación del local es alta y en continuo movimiento, todo esto sin la necesidad de poner incomodos taburetes como en el Bar Cañete, eso sí es un local ruidoso y que por desgracia se permite fumar, aunque en ningún caso me sentí molestado por este aspecto. Su clientela la conformaban en gran mayoria “guiris”, lectores del Lonely Planet, con ganas de probar las bondades de las Tapas.

tapaç 24 gastrofilia
Un aspecto divertido e informal es que los cubiertos te los dan en un sobre, que a su vez hace la función de carta.

tapaç 24 gastrofilia
Bikini Comerç 24, tenia ganas de probar uno de los platos iconos de local como es el bikini trufado, muy bueno, el perfume de la trufa lo inundaba todo, pero se notaba que el queso tambien tenia potencia, quizás fuera gruyere?

tapaç 24 gastrofilia
Croquetas de Jamón Ibérico, bien de fritura, bien de sabor, la masa tenia una textura algo gruesa y con tropezones de ibérico, muy buenas. 

tapaç 24 gastrofilia
Huevos de Payes estrellados con chorizo, buen plato, con buena materia prima y bien ejecutado.

tapaç 24 gastrofilia
Mc Foie-Burguer, buen punto de la hamburguesa jugosa y con el centro rosado, acompañado de una maionesa, bueno aunque aun estoy buscando el foie. Entiendo que el foie venia picado en la hamburguesa y dejaba cierto gusto, pero esperaba bastante más presencia.

Ceps (Boletus) con castañas, ceps salteados con castañas laminadas, la utilización del jugo de “rostit” como fondo ya empieza a cansar y a encontrarse en excesivos platos (y no hablo solo del Tapaç 24), y le quita protagonismo als ceps. Mejorable.
tapaç 24 gastrofilia
Como postres empezamos con un clásico en la pastelería catalana como es el Xuixo de la Lis, me encanta esta reivindicación de las pastelerías de toda la vida como es la Lis, ubicada en la calle Riera Alta en el Raval, tienen otro local en Calabria con Consell de Cent.

 Chocolate con pan, aceite y sal, otro clásico, muy bueno.

tapaç 24 gastrofilia
La cuenta para dos es adecuada, por estar en el sitio donde esta y por ser de quien es. En general fue satisfactorio, aunque ningún plato llego a emocionar. Pero en estos sitios siempre te quedan cosas por probar como su Confit de pato o su Trinxat de la Cerdanya y ya tengo ganas de volver.

Tapaç 24
C/ Diputació, 269
Telf: 934 880 977 (No aceptan reservas)