Xiringuito Miramar (Vilanova i la Geltrú)

xiringuito miramar gastrofilia
En el libro “La cocina de los Valientes” de Pau Arenós, podemos leer que en el restaurante The Fat Duck del cocinero inglés Heston Blumental, se servia un plato llamado Sound of the sea, con algas y moluscos como ingredientes principales. Lo curioso de este plato, es que venia acompañado de un pequeño iPod, para escuchar el sonido del mar mientras comías. Este tipo de experimentos, afortunadamente, no fue mucho más allá.
Por suerte, nuestro litoral esta plagado de muchos lugares donde escuchar y ver el mar mientras comemos, sin necesidad de iPods o pantallas de plasma. Los chiringuitos son ideales para poder completar un fantástico día de playa o para ir a comer directamente -como fue nuestro caso-. Por desgracia, no es fácil encontrar chiringuitos de una calidad más que aceptable, pero los hay. El Xiringuito Miramar, que me lo descubrió mi hermano, es uno de ellos. Esta ubicado en un lugar privilegiado, justo delante de la platja de St. Gervasi, en las afueras del núcleo urbano de Vilanova i la Geltrú y sus más de 25 años de servicio lo avalan. Aunque no esta en la misma arena de la playa, como mandan los cánones de los auténticos chiringuitos, apenas 10 metros les separan. 
Ambiente tipico de chiringuito, abarrotado, bullicioso, sin grandes lujos, utillaje basico y servicio atento y familiar. Su oferta se basa en una cocina marinera de toda la vida, en la que hay que prestar especial atención a su oferta de arroces, sean secos o caldosos, que como era de esperar fue nuestro plato principal.

xiringuito miramar gastrofilia

Para hacer tiempo mientras esperábamos el arroz, empezamos con una buena ración de Pescadito frito.

xiringuito miramar gastrofilia

Algo gomosos y planos de sabor los Calamares a la andaluza.

xiringuito miramar gastrofilia

De mojar pan las Almejas a la marinera.

xiringuito miramar gastrofilia

Y acabamos con los Mejillones al vapor. Pequeños y sabrosos.

xiringuito miramar gastrofilia

El autentico protagonista de la comida fue el Arroz a la Bruta. Una mezcla de arroz negro y arroz caldoso, bien acompañado de calamarcitos, almejas y mejillones.

xiringuito miramar gastrofilia
Aquí podemos ver la ración servida en el plato. Aunque yo soy más de arroces secos, puedo decir que este era increíblemente bueno. Perfecta cocción y de sabor intenso y de largo recorrido. Las raciones son realmente generosas, llegue a repetir tres veces.

xiringuito miramar gastrofilia
Aún me quedo sitio para una increíble Tatín de manzana con helado de canela.

Los precios son adecuados a su situación privilegiada, buena y abundante comida. A tener en cuenta que el restaurante abre todo el año, ideal por si alguien quiere evitar las aglomeraciones veraniegas.

Xiringuito Miramar
Platja de Sant Gervasi, s/n
Vilanova i la Geltru
Telf: 938 157 970

Kaiku

El sol y los primeros calores de la primavera invitan a acercarse al mar y las sensaciones playeras empiezan a invadir tu mente, brisa, olor a salitre, cremas solares, gritos, vendedores ambulantes de toda clase de objetos y como no, tambien las perversiones gastronomicas relacionadas con la playa como los “chiringuitos” y sus paellas, mariscos o pescados. Si tuviera que escoger cual sería mi “chiringuito” fetiche sería el Es Boldado en Cala d’Hort (Ibiza). Tecnicamente Es Boldado es un restaurante, y ademas uno de los mejores de la isla, pero mis recuerdos de ir cuando estaba de vacaciones y poder llegar a través de un rocoso y escarpado camino directamente desde la playa con la toalla colgada en el hombro después de una mañana tomando el sol, hacen que lo asocie más al concepto chiringuito. Su emplazamiento es mágico, colgado del acantilado, con unas vistas privilegiadas a la misteriosa isla de Es Vedrà, con sus piscinas repletas de marisco vivo y una variedad de pescados inimaginable, sus arroces, su pan con allioli, su “Cafe Caleta”… Ajenos a tecnologías solo se puede pagar en metálico, así que si ese día te apetece langosta, más vale que antes vacíes tu cuenta corriente en un cajero.
Por suerte en Barcelona también tenemos sitios donde degustar una buena paella cuando tenemos el antojo, y el barrio donde se elaboran más paellas por metro cuadrado es en la barceloneta, pero con tanta oferta es difícil distinguir los locales que ofrecen buenas paellas de los que ofrecen arroz con colorante. Con anterioridad os había hablado de La Mar Salada, hoy le toca el turno a Kaiku.
Kaiku se encuentra debajo del alto edificio al final del Passeig Joan de Borbo, encarado al modernisimo hotel W. No espereis un local impersonal de ultimo diseño con musica chill-out, ni mucho menos, en Kaiku se respira ese ambiente de lugar autentico, rústico, con fotos de la Barceloneta en las paredes y un techo de madera con ventiladores, sin formalismos, con los manteles de papel, mesas algo estrechas y muy juntas unas de las otras pero sin llegar a incomodar. Por otro lado encontrareis una buena selección de marisco, que en muchos casos ponen la fecha de captura y su procedencia (viva la trazabilidad!), y sus paellas alucinantes hechas con arroz D.O. Delta d’Ebre.

Tienen una carta de vinos amplia y con referencias interesantes y precios correctos, me deje recomendar y finalmente escogi este Odysseus que ya habia probado con anterioridad y es un “Perfect Match” para mariscos y paellas.

Empezamos por las Ostras de Marennes d’Oleron con lima y toque de aceite de oliva, no es un producto que haya probado muchas veces, pero me gusta el frescor y el gusto a mar que transmiten.

Ensalada con virutas de  foie y vinagreta de manzana confitada, realmente abundante, buen mezclum de lechugas, crocantes y sabrosas, el tomate en su punto optimo de maduración, foie excelente y abundante y deliciosa la vinagreta de manzana aportandole un punto dulce al plato. Muy buena.

Arroz del chef elaborado con arroz ahumado Carpier D.O. Delta d’Ebre, excelente, cocción perfecta, grano suelto, el ahumado le da un toque diferente a esta paella acompañada de alcachofas, esparragos, pimiento, cebolla, sepia, gambas y mejillones.
Los postres sin sofisticaciones pero caseros, algo que se agradece, en la foto Tatín de manzana, algo reseca, regular.

En cambio deliciosa la Tarta de Limón, con una base crujiente de galleta y acompañada de una increible mermelada de arándanos.

La cuenta para dos.
Kaiku, un lugar para disfrutar del marisco y los arroces.

Kaiku
Plaça de Mar, 1
Telf: 932 219 082

Can Bosch (Cambrils)

can bosch gastrofilia
 Es una suerte haber visitado varias veces Can Bosch, seguramente el mejor restaurante de Cambrils (y parte del extranjero). Un restaurante de larga tradición en este pueblo costero, abierto en 1069 a escasos 100 metros del puerto y que se cambio de local hace pocos años. Desde mi primera visita, por el 2005 ya en su local actual, hasta ahora mi paladar se ha sofisticado, es menos inocente y menos dado a la sorpresa y al entusiasmo. Aún así, puedo afirmar que se come mejor ahora que en mi primera visita. 
Can Bosch ofrece una cocina marcadamente marinera, algo afrancesada,  que donde sin prisa pero sin pausa, se han ido sofisticando y mejorando hasta llegar a su máxima cota de excelencia actual. Supongo que el cambio de local hace unos años y poder disponer de una infraestructura necesaria y un espacio acorde para este tipo de cocina y fue un punto de inflexión.
can bosch gastrofilia
Cuberteria de plata, excelente vajilla, copas Spiegelau, una puesta en escena clásica.
Existe la opción de menú degustación, pero en esta ocasión escogimos platos a la carta.

can bosch gastrofilia
 Pan de cereales con cerveza, bueno, aunque estuvo mejor el pan blanco.

can bosch gastrofilia
Como snacks, Oliva esferica, el icono de la esferificación, estas eran magnificas, rellenas de un excelente aceite de oliva arbequina.

can bosch gastrofilia
Una crujiente Galleta de cebolla caramelizada, Magdalena de gorgonzola y Bombon de foie, este último algo prescindible.

can bosch gastrofilia
Como aperitivo una Crema de brocoli y colifor con salmón y huevo duro, muy bueno.

can bosch gastrofilia
Para levantarse y hacer la ola estaban estas carnosas y deliciosas Ostras gratinadas al cava con migas y crujiente de beicon. También pude probar el Tártar de cigalas, ostras rebozadas con ensalada de berros (no hay foto) que no tenia nada que envidiar. 

can bosch gastrofilia
Un pequeño resbalón con el Gallo de san pedro con rattatoulle y patata douphine, quizás una excesiva sobrecocción con el Gallo de san pedro que se mostraba algo reseco y falto de sabor. No es que fuera incomible, pero no llegaba a la excelencia de los demás platos, aún así los acompañamientos fueron impecables, el rattatoulle (una especie de pisto), la Patata Douphine (una masa compuesta por puré de patata, huevo, mantequilla, etc.  que se sirve frita) que servia de base del pescado y el jugo de asado. El nivel quedo subsanado con un Lomo de merluza de palangre rebozada con ceps y emulsión de aceite de oliva (tampoco hay foto) que pude probar.

can bosch gastrofilia

A pesar de que ya iba justo de espacio en mi estomago, no pude renunciar al Borracho de cacao con helado de café y crema de whisky.

can bosch gastrofilia
Para acabar y servidos antes del cafe (como exige Philippe Regol), como petit fours, Piruleta de chocolate blanco, Galleta de avellanas, Macarón de Limón y Rocas de chocolate negro con almendras.

Nunca antes había puesto la palabra excelente tantas veces, pero nunca antes había sido tan merecida. Se oyen voces que reclaman ya una segunda estrella Michelin para Can Bosch, mis escaso conocimientos gastronómicos me impiden hacer tal juicio, pero si puedo decir que es uno de los lugares donde mejor he comido. Cabe destacar que el servicio de sala esta al mismo nivel de la comida. Espero volver pronto, Can Bosch bien vale otra visita.

Can Bosch
Rambla Jaume I, 19
Cambrils
Telf: 977 360 019

La Mar Salada

la mar salada restaurante gastrofilia

Paseando por el Passeig Joan de Borbó un dia de agosto al mediodia, los turistas, muchos con toalla y sin camiseta, abarrotan la amplia acera con sus idas y venidas. Algún ávido camarero de alguno de los numerosos restaurantes que habitan a lo largo del paseo, nos asalta contando las bondades de su carta, supongo que llevar la cámara de fotos en la mano me hace parecer una presa fácil, supongo que algún desprevenido turista debe picar con esta técnica (cosa que me cuesta entender). En otros restaurantes son más tímidos, pero ponen cara de como te acerques a mirar la carta te cazo, así que ni me intente acercar a ellos, aunque me hubiera gustado hacer un pequeño estudio de mercado para ver los precios de comer por esta zona.
La competencia debe ser feroz en este paseo, y supongo que la calidad debe ser muy dispar de un local a otro, por suerte para mi ya voy informado de donde ir a comer (la información es poder).
Había leído muy bien de La Mar Salada, un restaurante de larga tradición, que habían fichado a Marc Singlà para que estuviera detrás de los fogones. Marc fue uno de los cocineros del mítico restaurante Talaia, donde trabajo bajo la dirección de Ferran Adria, y como compañeros tuvo a Carles Abellan, Sergi Arola y Oriol Balaguer en los postres. Marc Singlà fue conocido por crear un plato icono de la técnica bulliniana de la deconstrucción, la Tortilla de patatas deconstruida. Todas estas referencias habían creado muchas expectaciones en este lugar, ademas también hacen un menú de mediodía de 13 € muy apetecible.
Llegamos sin reserva y nos ofrecen mesa en la terraza o el salon interior con aire acondicionado. Con el bochorno que hacia ese mediodía, optamos por el salón climatizado.

la mar salada restaurante gastrofilia


la mar salada restaurante gastrofilia

El salón es agradable, de un sencillo pero con estilo diseño moderno y muy luminoso. Nos dan la carta, pero no el menú mediodía, preguntamos por ello y nos dicen que las dos semanas de agosto que tienen abierto no hacen el menú, pero si lo tendrán disponible otra vez a partir de septiembre, igualmente decidimos quedarnos. Oigo que la mesa de al lado también se queja y que efectivamente este cambio no lo tienen anunciado en la web, como nosotros también optan por quedarse.
La carta se fundamenta en la cocina tradicional marinera con gran selección de pescados, mariscos y arrozes.

la mar salada restaurante gastrofilia

Para beber, pedimos una botella de A Coroa (D.O. Valdeorras) un monovarietal Godello, que siempre es una buena opción para la cocina marinera. Muy buena la política de precios ajustados en el vino, nos cobraron 15,70 € cuando en tienda sale a 11 €. Nada de multiplicar el precio x2 (o x3!)

la mar salada restaurante gastrofilia
Maravillosas las Croquetas de Jamón de Bellota, fritura perfecta y finísima la bechamel.

la mar salada restaurante gastrofilia

Perdón por la foto que desmerece a estos Mejillones al Vapor, como llegar a la excelencia con algo tan sencillo? Excelente producto y cocción. Puro sabor a mar.

la mar salada restaurante gastrofilia

Como plato principal el Arroz de gambitas de la Barceloneta y calamarcitos, muy bueno, grano perfecto y intenso sabor.

la mar salada restaurante gastrofilia
Mención especial a los postres de mucho nivel, sobretodo teniendo en cuenta el nivel de precios de 4,5 a 5,5 €. En algunos restaurantes, por este preció te dan un postre industrial de “La Menorquina” sacado directamente del congelador.
Aquí tenemos la Galleta Bretona con cremoso de iogurt Griego y chocolate blanco. Crujiente la galleta con es sabor a mantequilla, bueno el cremoso de chocolate blanco, servido como un helado encima la galleta, con pistacho rallado. Acompañando el iogurt griego una especie de mermelada de frutos del bosque. Muy bueno y nada empalagoso.

la mar salada restaurante gastrofilia
Muy refrescante la Sopa de fresones con nube de Mascarpone. El cremoso mascarpone literalmente flotaba en la sopa.

la mar salada restaurante gastrofilia

La cuenta fueron 42 € por persona, me parece un precio muy justo por lo ofrecido, por la humildad y las ganas de hacerlo bien espero que les vaya muy bien ante la feroz competencia de la zona. Pronto volveré para degustar su menú de 13 €.

La Mar Salada
Pg. Joan de Borbó, 58-59
Telf: 932 212 127

Mariscada

No soy un gran entusiasta de este tipo de platos, pero de vez en cuando apetece, sobretodo en un pueblo costero en verano. Fue en el Restaurante Montserrat de Cambrils, que asociado a la marca de Cuina Catalana, nos da cierta confianza de la calidad de sus platos. La mariscada me la sirvieron en dos partes, primero los moluscos y luego los crustáceos.

Buen punto de cocción, conservando ese gusto yodado y sin que tengan esa textura cauchosa. Tengo especial predilección por las navajas y estas de calibre medio tenían un gusto intenso.

Chafar y succionar las cabezas de los crustáceos es uno de mis placeres gastronómicos preferidos.

Para acabar una tatin de manzana, acompañada de nata (de la casera y compacta) y de helado de vainilla, aunque preferiría que en lugar del azúcar glacé se sirviera con un poco de crema de leche por encima.


Restaurant Montserrat
C/ Miquel Planas, 9
Cambrils
Telf: 977 361 640