Bar Cañete (II)

Si alguien me preguntara un sitio para tomar unas tapas, uno de los que recomendaría sin duda seria el Cañete, para empezar me gusta su nombre, nada de anglicismos ni juegos de palabras, un nombre bien castizo que transpira “buen rollo”, un sitio donde disfrutaras seguro y lo pasaras bien. También me gusta el local, situado al lado del Liceo a escasos metros de la superpoblada Rambla, un local largo y estrecho, presidido por la barra, siempre abarrotada en las horas punta, que recorre todo el local. Solo hay espacio para un par de mesas altas al final del local. En este tipo de establecimientos, como en Paco Meralgo o Tapaç 24, el confort no es su punto fuerte, ruidoso, poco espacio, taburetes, pero tampoco llega a ser incomodo. Me gusta que la cocina este a la vista, sentarte y degustar sus platillos mientras ves todo el fragor de la batalla en cocina es un bonito espectáculo, lastima que el día que fui, ya eran pasadas las 16 h por lo que todo estaba más calmado.
Por ultimo y más importante me gusta su cocina, en plena moda de gastrobares y neotapas, una cocina de matices, insinuaciones y de nuevos conceptos, es necesaria una cocina como la del Cañete, una cocina sabrosa, “rica”, contundente, basada en nuestra memoria gastronómica
Esta era la segunda vez que visitaba el Cañete, la primera fue pocos días después de su inauguración como podéis ver aquí. Algunas cosas habían cambiado, ya no vas a tomar el postre en la entrada, han substituido la barra para tomar los postres y el cafe por unas mesitas, la carta también ha variado ligeramente, ya no tienen croquetas (snif) ni canelones, pero ha aumentado la oferta y es un autentico recorrido a todo el recetario clásico de tapas y platillos de la gastronomía española. 
gastrofilia bar cañete
Delicioso el pan con Tomate, con el pan de coca ligeramente tostado, calentito y crujiente.
Empezamos nuestro viaje por el sur, con las Tortas de camarones de Sanlucar, muy buenas.
gastrofilia bar cañete
Alguien sabe de locales donde se puede comer un Rellenito de pringá en Barcelona? Una delicia
gastrofilia bar cañete
Steak Tartar, cortado a cuchillo, para mi gusto el sabor del pepinillo predominaba demasiado sobre los demas. Acompañado de unas buenas patatas Pont-Neuf.
gastrofilia bar cañete
Huevos estrellados con chorizo cebollero A’Paradanta, uno de esos platos contundentes, un potente chorizo, buenas patatas y untuoso el huevo casi crudo.
gastrofilia bar cañete

Fantásticos los Morralets a la plancha, una especie de pulpitos con orejas, con un toque justo de plancha donde manteniendo todo su sabor.

gastrofilia bar cañete
Durante todo el rato que estuvimos sentado en la barra vimos servir un montón de Montaditos de foie con cebolla confitada al PX, no nos pudimos resistir a pedir uno para acabar la comida, montado sobre una tostada de pan de molde, me gusto aunque quizás la cebolla confitada tenia demasiado protagonismo en el plato y enmascaraba un poco al foie.
gastrofilia bar cañete
Para los postres, bien el Babá al ron, un bizcocho emborrachado con una buena nata casera.
gastrofilia bar cañete

Buena también la Leche frita, con un goloso toque de canela.

gastrofilia bar cañete
La cuenta para dos.
Hay que volver pronto porque aun quedan muchos platillos por probar.
 
Bar Cañete
C/ Unió, 17
Telf: 930 029 425
Anuncis

Tintorería Dontell

Hace un par de semanas recibí una curiosa invitación para ir a cenar a una tintorería, la invitación contenía una llave tan misteriosa como la que salía en la película de David Lynch “Mulholland Drive”. Tengo que decir que no soy muy amante de este tipo de experiencias clandestinas, pero tanto misterio y la oportunidad de conocer otros bloggers me hizo aceptar la invitación.
El restaurante esta realmente bien camuflado y nada indica que detrás de esa tintorería se pueda encontrar un restaurante. Una vez traspasada la puerta que esconde el restaurante nos encontramos en un local de aire retro, lamparas de araña, sofas de skay, combinación del blanco y el negro, luz tenue, solo faltaba que nos pusieran el wisky en tazas de café para sentirse en la época de la “Ley Seca”.
Fue algo especial conocer a otros bloggers, algunos de los cuales ya leía hace tiempo. La noche fue genial y divertida, la verdad es que en estos eventos que no conoces a nadie siempre tienes algo de miedo de que sea una cena aburrida y tediosa, por suerte nada más lejos de la realidad. Gracias a todos.
Y sobre la comida? Tuvimos la oportunidad de probar su menú degustación, personalmente, los platos fueron de menos a más.

De aperitivo nos pusieron un Royal de Buey de Mar con espuma de buey de mar, no me acabo de convencer esta redundancia, ademas la espuma no era todo lo aérea que tendría que ser, por lo que el juego de texturas no consiguió su objetivo.

Anchoas de “Laredo” con mostaza antigua y vinagre de jerez, Rillet de pato, foie  y gelatina de armañac. Bien las anchoas que descansaban sobre unas tiras de pan con tomate. No me convenció de la rillet de pato, foie y gelatina de armañac, el enmoldado da una sensación de elaboración industrial y el juego de texturas y sabores tampoco convenció.

Empezó a mejorar con las Vieiras con duxelle de jamon iberico y jugo de bogavante, sabor intenso en el jugo de bogavante, textura en la vieira y este toque graso que aporta el jamón.

Lomo de atún, crema de naranja, curry y espárragos verdes, buen punto de cocción del atún, me gusto la combinación del toque exótico y especiado del curry y la acidez de la naranja.

Presa ibérica adobada, tratada como tataky con ajitos tiernos, Deliciosa la carne, sabrosa, tierna con una perfecta cocción dejando todo el interior de la carne cruda.

De postre un goloso Choco-choco, una delicia para los amantes de chocolate.

Como el local era muy oscuro no pude hacer las correspondientes fotos de los platos, por suerte había bloggers que venían mejor preparados e hicieron fantásticas fotos, lo podéis ver en el blog de Margot y de Lila.

Para poder disfrutar de esta experiencia tendréis que entrar en www.urbansecrets.net.