Una mica de japó

Por desgracia, aun no he tenido oportunidad para visitar el país Nipón, cosa que espero poder hacer en el futuro. Pero según dicen entrar en Una mica de japó, es como entrar en una típica taberna japonesa. Aunque con el cambio de local han ganado en amplitud, incorporando una pequeña sala con mesas altas y taburetes. Nada que ver con el diminuto espacio que ocupaban en unos bajos de la calle Muntaner, con apenas una barra con 8 taburetes.
Lejos de modas y tendencias en este restaurante se sirve tipica comida casera japonesa, nada de sushi ni yakisoba, pero si podeis encontrar Tempura, Empanadillas, Sopa de Miso, o el Bento, el tipico plato combinado japones, compuesto por una variedad de productos que se pueden tomar frios, verduras en tempura, tortilla japonesa, nabo japones, raiz de flor de loto, arroz, etc.
No tienen gran variedad de bebidas, así que para acompañar nuestra cena escogimos cerveza Sapporo, algo insipida, como la mayoria de las cervezas orientales.
una mica de japo gastrofilia
Como aperitivo nos pusieron una especie de berenjena como “escalivada” de gusto algo dulce, quizás llevaba Mirin (sake dulce).

una mica de japo gastrofilia
Ternera a la salsa sukiyaki con arroz, es muy frecuente encontrar elaboraciones que mezclan sabores dulces con salados en platos principales en la cocina japonesa, en este caso el sabor dulce lo ponía la salsa sukiyaki, elaborada con soja y mirim, que se ve reforzado con la cebolla algo confitada. Acompañando trozos de ternera muy finos salteados y una base de arroz.

una mica de japo gastrofilia
Curry con cerdo rebozado y arroz, un curry muy suave que aromatizaba todo el plato, una lastima que el curry reblandecia el rebozado y se despegaba del cerdo, aun así es un gran plato.

una mica de japo gastrofilia
 Buenas las Gyozas de carne y verduras a la plancha.

una mica de japo gastrofilia

De postre tomamos Castella, un bizcocho japones muy esponjoso, parecido a nuestro “Pa de pesic”, uno normal y otro con te verde, tambien tienen de Artemisa. Muy buenos.

una mica de japo gastrofilia
La cuenta para dos.

Es un sitio ideal para salir de la típica comida japonesa de sushis que se sirve en este país, y descubrir algo de la inabarcable gastronomía japonesa. Donde te encontraras perfectamente atendido y resolverán cualquier duda que tengas. Una lastima que cierren a las 22:00.

Una mica de Japó
C/ Arago, 104
Telf: 620 040 461

Gaig

La familia de los Gaig es una de las más reputadas en el mundo de la restauración barcelonesa, com más de 140 años de historia (que se dice pronto) desde que abrieron su restaurante en Horta, y donde varias generaciones continuaron con el negocio familiar. Desde hace más de 30 años. los mandos del restaurante los lleva Carles Gaig, que decidió cambiar su ubicación original en el Paseo Maragall por los bajos del Hotel Cram en pleno centro de Barcelona en el año 2004.
Los asiduos lectores del blog ya sabeis que este no es mi formato preferido de restaurante, pero despues de estas credenciales las expectativas por probar su cocina era máxima. El  espacio es espectacular, en todo el restaurante predominan el rojo y negro, que junto a la buena separación de mesas crea un ambiente de imtimidad, las mesas de gran formato y las amplias butacas, dan una gran sensación de confort. 
Como oferta gastronómica, aparte de la carta, existe la posibilidad de dos menús degustación, uno de 5 platos más 2 postres (85 €) y otro más largo de 6 platos, quesos y 2 postres (105 €). Al final elegimos el “corto” de 5+2.
Como snacks mientras leiamos la carta nos pusieron Croqueta de “rostit”, sin destacar, Galleta de alga nori, de textura parecida a las galletas de mantequilla danesas pero en su versión salada, buñuelo de bacalao, muy bueno y crujiente de parmesano.
Antes de llegar el primer aperitivo nos pusieron un servicio de aceite y sal para acompañar con el pan.

gaig gastrofilia
Canelón de calabaza relleno de queso azul y espinacas. Primer aperitivo, visualmente efectivo por el color de la calabaza que hacia la función de pasta, el relleno de queso azul era muy fino y cremoso y para contrarrestar su potente gusto se acompañaba de una salsa agridulce. Muy bueno.

gaig gastrofilia
Foie-gras de pato al natural, ensalada de habitas frescas, salvia y gelatina de moscatel. Buena terrina de foie-gras servida a temperatura ambiente, como desengrasante se acompañaba de una deliciosa ensalada de habitas repeladas y escarola. La gelatina de moscatel era prescindible. También nos sirvieron unas tostadas para acompañar al foie. Como opinión personal, y sin animo de escandalizar, aun no he encontrado nada mejor que unas galletas Tuc donde untar un buen Foie-gras (del Betlem, por favor!).
Gratén de espinacas y vieira. Cuando se acabara el monopolio de este molusco en los menús degustación? Hay que decir que la viera era de gran tamaño, carnosa y presentada en su optimo punto de cocción. Binomio perfecto para el excelente gratén de espinacas, donde se consigue sacar toda la esencia del producto. Curioso el juego, cual es el producto principal y cual es la guarnición?

gaig gastrofilia
Arroz caldoso de gamba de Palamos, calamar y almejas, el arroz se presenta en una cocotte Le Creuset y se emplata en una mesa auxiliar a la vista del comensal. Solo puedo decir… perfecto.

Lenguado en tempura con salteado de verduras, excelente combinación de texturas, el lenguado jugoso y la tempura crujiente, acompañando las diferentes hortalizas (calabacín, pimiento, cebolla, etc) cortadas en brunoise.

gaig gastrofilia
Espaldita de cordero deshuesada y al horno, cocida a baja temperatura, muy melosa que se deshacía en boca. Acompañada de una patata al “estilo Arola” rellena de alcaparrones y queso de cabra.

gaig gastrofilia
Gelée de limón, espuma de crema catalana y helado de caramelo, buena combinación de sabores y texturas.

Soufle de cacao 72% de selección africana, una delicia para los más chocolateros.

gaig gastrofilia
Como petit fours tres Macarones de chocolate, te y cassis.

Aunque el nivel de los platos estuvo muy alto de forma individual, la elección de los platos para el menú resulto algo decepcionante, teniendo en cuenta que se anunciaba como “sorpresa” y no conocíamos los platos que nos iban a servir, hubieron pocos detalles sorprendentes. En la carta pude leer preparaciones que hubiera encontrado más apetecibles. 
Puedo decir que la cocina de Gaig tiene un carácter clásico con ciertos toques de modernidad (gelatina, espuma, tempura, cocción a baja temperatura). En búsqueda de la esencia del producto, apenas el producto principal y su guarnición, incluso dando la misma importancia a ambos elementos creando auténticos tándems donde no sabes cual es la guarnición, ni cual es el producto principal.
Como suele ocurrir en este formato de restaurantes, el ratio de calidad precio no es su punto fuerte, pero hay que tener en cuenta su ubicación, el utillaje de primera calidad y una plantilla de 34 personas para un máximo de 55 comensales.
Para los que se quieran acercar a la cocina de Carles Gaig de una forma más económica pueden optar por la Fonda Gaig, donde encontraran una puesta al día del recetario tradicional catalán.

Gaig
C/ Aragó, 214
Telf: 934 291 017

Gresca

gresca gastrofilia
En el último día del año, me apetecía disfrutar de un menú mediodía. Añadiendo que será el último que probare durante algunos meses, tenia que ser algo especial. Los lectores habituales de mi blog sabréis mi interés por estos menús, Nuvola Cafe, Topik, Pappa Sven, La Pubilla, o Etapes son algunos de los que he publicado en el blog, creo que esta opción es una oportunidad para acercarse a locales de cierto nivel gastronómico por un precio ajustado. 
El menu mediodía de Gresca son 19 € (sin IVA, ni bebida), muy por encima de la media habitual, pero debo decir ya, que la experiencia gastronómica, tanto por producto como por técnica, en este pequeño restaurante bien vale la pena.
El cocinero Rafa Peña, ha pasado por las mejores casas, El Bulli, Martin Berasategui y también tiene experiencias en el extranjero. Y muchos son los que reclaman una Estrella Michelin por su cocina. Unas credenciales suficientes como para acercarse a ver que se cuece (nunca mejor dicho) en Gresca, aunque en mi caso era la segunda vez que lo visitaba.
El espacio es pequeño y minimalista con dos personas en sala para apenas 10 mesas. En el menú mediodia solo existen 2 opciones para un primero, un segundo y postre. Así que nos decidimos para hacer todas las opciones posibles del menú.
gresca gastrofilia
Como aperitivo una deliciosa Galleta de parmesano con pimentón de la Vera. Ya es un icono de Gresca. Inmovilismo? Eso dicen algunos. A mi me parece tan golosa que no creo que me cansara nunca de comerla, así que me parece muy bien mantenerla como aperitivo para empezar a abrir el apetito.
Para acompañar la comida, nos sirven pan cortado de una gran hogaza, he leido que es de elaboración propia, toda una declaración de principios de autoabastecimiento o autoproducción, aunque me parece un pan más bien normal sin nada a destacar. 

gresca gastrofilia
Sopa de pato con huevo y parmesano, Deliciosa, pura potencia gustativa y de textura algo gruesa, aderezada con hierbas para darle algo de frescura al plato, en medio flotaba un huevo mollet (es decir, clara totalmente cuajada manteniéndo dentro la yema cruda).

gresca gastrofilia
Menestra de verduras con jamón, un plato más de matices, yo lo degusté después de la sopa de pato, por lo que me pareció algo soso. Textura “al dente” de las verduras, judia verde, coliflor, puerro, patata. El jamón le aportaba un punto graso que conjuntaba de maravilla.

gresca gastrofilia
Bonito a la plancha, un bonito de gran calidad hecho a modo de tataki, macerado en soja, sobre una crema de piñones tostados de textura pastosa y acompañado de unas cebollas al vinagre y vino, de una textura crocante, no como si estuviera cruda, sino de poca cocción, pero de gusto increiblemente suave y con gusto a vino. Muy bueno.

gresca gastrofilia
Pechuga de pollo del Gers con hierbas, Viva el producto! Pollo de la region francesa del Gers, de gran tradición avícola. Hecho a modo de redondo al horno, cocción perfecta con un relleno de hierbas, sobre una base de patatas y cebolla al horno y un delicioso jugo de asado.

gresca gastrofilia
En el menu se anunciaba un Postre de chocolate, que resulto ser un Cremoso de chocolate, helado de nata agria y maiz tostado. Un increible juego de texturas, con el contrapunto crujiente del maiz, temperaturas y sabores. Imprescindible para los fans del chocolate.

gresca gastrofilia
 La otra opción era un Pastel de queso, que también fue de alto nivel.

gresca gastrofilia
La cuenta para dos final, con agua, dos copas de vino y cafes, poco más de 50 € , me parece casi un regalo por la calidad ofrecida. Ya en su menú mediodía se puede observar la personalidad de Rafa, sin artificios y minimalista (pocos elementos en sus platos). Ahora solo me falta poder disfrutar del Menú degustación que ofrecen por 50 €. Espero que sea mas pronto que tarde.

Gresca
C/ Provença, 230
Telf: 934 516 193