Casa Palet 1920

Hace tiempo que tenia el ojo puesto en Casa Palet, habia oido hablar mucho y bien, pero una reciente discusión sobre donde hacían las mejores hamburguesas de Barcelona gracias a la entrada de Kiosko Burger aumentaron la urgencia por ir a este establecimiento
Casa Palet ha sido una “Botiga de Queviures” durante muchos años, pero en la última reforma de hace un par de años, decidieron abrir en el altillo una zona de restauración, manteniendo la zona de tienda en la parte de abajo. Este binomio tienda-restaurante o restaurante-tienda es un modelo que empieza a ganar aceptación cada vez más en Barcelona, en formato macro como puede ser el Cornelia & Co o Matamala, o en formato más reducido como Can Ravell, la ostrería Gouthier o Le Cucine Mandarosso. Entiendo que ambos conceptos se retroalimentan entre si, mayor interacción con el cliente pudiendo degustar productos de la tienda. Tiene mucho mérito que con tantos años de historia se hayan adaptado a los tiempos actuales y se respire la ilusión y la pasión como si se empezaran de cero.
Tenéis que saber que Casa Palet es una casa de comidas, no esperéis encontrar nada de cocina de autor ni platos excesivamente complejos, aunque se nota buena mano en su ejecución y cierto minimalismo (tan de moda en la cocina actual) en su construcción, apenas 3 o 4 elementos por plato, como podréis comprobar mas adelante con lo que degustamos durante la cena. El producto estrella de este establecimiento es la hamburguesa, como pudimos observar y no es de extrañar, porque cuando las ves desfilar de la cocina a las mesas no dejan indiferente a nadie. Las hamburguesas de Casa Palet son para compartir y van desde los 500 gr. hasta 1 Kg. servidas en piedras calientes para que el cliente le de el punto de cocción a su gusto.
El espacio es limitado y la sensación de confort es su punto más débil, las mesas están muy juntas y las pequeñas de dos personas se hace difícil comer con comodidad cuando te sirven, por ejemplo, la hamburguesa con todos sus complementos. Aunque queda compensado por el trato muy amable.
La carta de vinos es extensa y los precios son casi de tienda, tomamos un Petalos del Bierzo 2008 por 15,40 € solo 2 € por descorche! y servido en copas Riedel.
casa palet gastrofilia
Nuestra degustación empezó por una Ensaladilla rusa con Chips de Yuca, en la ensaladilla podemos ver lo que comentaba anteriormente del minimalismo, compuesta solo por patata chafada, atún y maionesa sin más elementos superfluos, muy buena.

casa palet gastrofilia
Salteado de setas con butifarra blanca, gustosisimas las setas (Trompetes de la Mort y Rosinyols) en su punto optimo de cocción y increible la butifarra.

casa palet gastrofilia
1/2 Kg. de Hamburguesa a la piedra, muy buena, jugosa y cruda por dentro que se consigue gracias a su grosor.

casa palet gastrofilia
Las mostazas que la acompañaban, también podias pedir Ketchup. La hamburguesa tambien venia acompañada de unas buenas patatas fritas y un bol de lechuga mezclum aliñada con vinagre de sidra, para desengrasar un poco.

casa palet gastrofilia
Normalmente en sitios así, el apartado dulce no se le da el trato que se merece. Nada mas lejos de la realidad, encontré los dos postres excelentes. Primero un Iogur de leche de oveja con miel y piñones y mermelada de tomate, realmente increíble,, sobretodo la combinación del agrio del iogurt con el dulce de la mermelada de tomate.

casa palet gastrofilia
Pastel de queso de oveja con frutos rojos, con trozos de galleta en el fondo que le aportaban textura crujiente, la ralladura de limon y el queso de oveja eran los gustos predominantes en boca.

La cuenta para dos. 
Creo recordar que abren al mediodia de lunes a sabado, aunque de noche solo abren de Jueves a Sabado. Tengo ganas de volver para probar su foie Micuit o su Trinxat de la Cerdanya. Imprescindible reservar.

Casa Palet 1920
C/ Laforja, 9
Telf: 932 185 309

La Generosa

A estas alturas. todos los lectores habituales de mi blog, sabéis que mi “target” son los restaurantes donde se puede comer muy bien por precios contenidos. Muchos de estos restaurantes son de reciente creación, la famosa crisis ha obligado a moverse al sector de la restauración para poder sobrevivir,  han tenido que despojarse de todo los elementos superfluos para centrase con lo realmente esencial, la comida. Son lugares que irradian entusiasmo y ganas de hacer bien las cosas. Puedo decir que un restaurante como La Generosa encaja perfectamente en este grupo.
He intentado buscar información por internet y me ha sorprendido lo poco que he podido encontrar de ellos. Este local era un despacho de arquitectos antes de que Alba, Quim y Clara lo transformaran en un restaurante hace apenas año y medio. Un espacio diáfano con techos altos, donde destaca el larguísimo sofá que recorre todo el lateral del local como eje vertebrador de la disposición de las mesas.
En la generosa no disponen de Menú degustación, no quieren discursos ni adoctrinar a nadie, en su carta solo encontraremos platos de gran aceptación popular, una cocina simple y sencilla (que no fácil) con un punto muy personal combinando en ocasiones, productos locales con algún ingrediente exótico. En definitiva, una cocina divertida, donde será difícil no esbozar una sonrisa delante de sus platos.
la generosa gastrofilia

 Surtido de panes.

la generosa gastrofilia
Sticks de zanahoria cruda y pan con “all i julivert”  con una salsa  de “Piladelphia” con pepinillos encurtidos, hierbas aromaticas y ajo creo, un snack muy resfrescante.
Ensalada Generosa, un conjunto muy equilibrado donde cada ingrediente aporta algo al plato, con el amargor de la lechuga Lollo Rosa, la acidez de la vinagreta de frutos rojos, el dulzor de las ciruelas marinadas con cognac y el salado de los frutos secos y el queso de cabra.

la generosa gastrofilia
Coqueta, sobre una base de hojaldre se asienta un delicioso foie a la plancha y unas laminas de manzana flambeadas con calvados. Manzana y foie son un “perfect match” que nunca falla, acompañado de una reducción de balsámico con higos. Muy bueno.

la generosa gastrofilia
El Pato, pato mudo desmigado acompañado de calabaza al horno, con pipas de girasol y una deliciosa vinagreta (aseguraría que en lugar de aceite llevaba la propia grasa del pato), con especias que desprendían unos aromas que te transportan al mismisimo Oriente. Delicioso. 

la generosa gastrofilia
Golafre, que realmente hace honor a su nombre, un visión personal del americano “cheesecake”, una base de galleta, con chocolate blanco, queso fresco, cobertura de Maracuyá y reducción de frutos rojos. Aunque el apartado dulce seria el punto débil de La Generosa, por su escasa y poco original oferta, un coulant de chocolate y algunos sorbetes la completaban.

la generosa gastrofilia
La cuenta para dos.


Su ubicación al lado del TNC y l’Auditori y tardía hora de cierre lo hacen ideal para cenar después de algún espectáculo, normalmente cierran cocina a las 00:00, aunque a nosotros nos aceptaron pasados 20 minutos de medianoche. Una hora en la que las únicas alternativas para cenar pueden ser un bocadillo o algunas tapas recalentadas después de horas detrás de una barra.
Hay que destacar que de lunes a Viernes tienen un menú mediodía por 11 €


La Generosa
C/ Casp, 151
Telf: 932 469 988
www.lagenerosa.es