Can Kenji

Sábado noche con ganas de novedad oriental. Primera opción, Pho, el vietnamita de la calle Sepulveda. Cerrado por motivos personales hasta la próxima semana, habrá que volver a intentarlo otro dia. 

-Y ahora que? Apetece oriental… 
-Can Kenji 
-Can Kenji? Si es imposible reservar 
-En la barra no reservan… 
-La victoria es de los valientes, vamos!
Este fue el dialogo -versión resumida- que me llevo hasta esta izakaya -taberna japonesa- de minúscula entrada con sus tradicionales cortinillas en la calle Roselló con Bailen. Es curioso que tras más de un año intentando planificar un día para ir a este restaurante, una decisión impulsiva tomada en apenas 5 minutos, me dio la oportunidad de tachar este restaurante de mi lista de pendientes.
La cocina japonesa y la catalana siempre han sentido cierta atracción entre si. Por ejemplo, el amor a primera vista entre Mibu, el inaccesible restaurante de cocina Kaiseki, y El Bulli. O el clon del Sant Pau que Carme Ruscalleda abrió en 2004 en pleno centro de Tokyo. 
En Can Kenji, encontramos una cocina japonesa con toques mediterráneos, como ellos mismos se definen en su web. Un lugar donde las albóndigas se mezclan con los shitakes, o el tataki de atún con salmorejo. Sin ningún complejo y con total naturalidad. Todo ello envuelto en el concepto que tanto gusta como son las tapas o platillos para compartir, sin encorsetamientos, ni formalidades y a precios low-Cost. Que mas podemos pedir?
El local es pequeño, de mesas algo apretujadas pero sin llegar a ser incomodo, más luminoso de lo que podría parecer. Con un diseño más nórdico -tan de moda actualmente- que japonés. Pequeña barra de madera con 7 taburetes y paredes totalmente desnudas salvo un cuadro de gran formato titulado “Caballa asada”.
Tras los fallidos intentos para reservar en ocasiones anteriores, pensábamos que seria algo más difícil tener mesa. Soló tuvimos que esperar unos 10 minutos para sentarnos, aunque por desgracia, no fue en la barra.

Nos encontramos una carta variada, equilibrada y para todos los publicos. Encontrareis ensaladas, tatakis, fideos, tempuras, sushi, etc. Platos accesibles para aquellos que no están muy acostumbrados a la cocina japonesa y otros que satisfacerá a los más expertos, le podéis echar un vistazo en su web.
Para acompañar la cena, decidimos tomar cerveza Sapporo. 
El primer plato que nos llego fue esta Caballa marinada en salsa de soja y sake dulce a la plancha. Sabrosa y con matices de soja. Piel crujiente, aunque la carne algo seca en las partes más delgadas. Muy bien.
Kakiage de setas con sal ahumada. Uno de esos platos que gusta a todo el mundo. Crujiente, quizás algo aceitoso, buen sabor y con el toque diferente que le da la sal ahumada que lo acompaña. 

Seguidamente llego el Onigiri de risotto de porcini a la plancha, el plato top de la noche. Bolas de risotto a la plancha. Manteniendo toda su cremosidad y sabor. El alga nori ayuda a poder manipularlo con la mano y la salsa de soja le acababan de dar ese punto oriental al plato. Golosísimo.
Para acabar el Surtido de sushi. Compuesto por 9 Makis -salmón, pepino y atún-, y 6 Sashimis, -Calamar, langostino, atún, salmon, caballa y jurel (creo)-. Correcto sin más. No es su especialidad y eso se nota. El resto de platos estuvo a un nivel más alto.
De postres, un fijo siempre que lo encuentro en los postres de los restaurantes japoneses, Tiramisu de te verde y Baileys. Bizcocho bañado en Baileys y deliciosa mousse de te verde, coronado por un par de rocas de almendra y chocolate blanco. Muy bueno

Tampoco podia faltar un homenaje al dulce favorito de Doraemon con el Pancake Japones “Doriyaki” de chocolate. Una reinterpretación donde se substituye el tradicional bizcocho por Pancakes, acompañado de un poco de nata.

La cuenta para dos, realmente ajustada. Hay ganas de volver, esta vez directamente a por las tapas, sin pedir sushi, que me parece prescindible. Atención a los diferentes menús con precios imbatibles que tienen al mediodía.

Can Kenji
C/ Rosselló, 325
Telf: 934 761 823
Anuncis

Santa Burg

Seguimos dandole vueltas a la moda de las hamburguesas. Santa Burg se coloco en el mapa de las hamburgueserias gourmet de Barcelona a finales del año pasado, gracias a un articulo del suplemento Vivir de La Vanguardia sobre este tipo de locales. La notoriedad la dio la foto de portada del articulo de media pagina, con los dos propietarios del Santa Burg compartiendo una hamburguesa a bocados. Pero como puede ser que un local que apenas hacia unos días que habían inaugurado estuviera en la portada? Es posible que uno de los motivos fuera porque uno de los propietarios es Xavier Pellicer, actual chef de El Raco de Can Fabes, y ex del Abac. Durante esos días se hablo mucho del asunto y algunos blogueros mostraron cierto escepticismo que un cocinero estrellado se dedicara a hacer hamburguesas. En realidad, Pellicer debe aportar poco más que su prestigio, el autentico responsable de esta hamburguesería es el joven Alain Guiard, ex jefe de cocina de Pellicer en el Hotel Ra de el Vendrell y Abac.
Con ese articulo mucha gente quiso probar las bondades del último local de hamburguesas de la ciudad, con lo que mi prudencia característica decidí dejar que pasaran unos meses antes de lanzarnos a la novedad. Tampoco tenia mucha prisa en probarlas, tenia cierto escepticismo a que se pudiera aportar algo más que los otros locales de hamburguesas gourmet. Una vez más, estaría equivocado. 
Después de varias visitas en los últimos tres meses, se han convertido en mis hamburguesas de referencia. Primero, porque utilizan una carne Dry Aged, una carne que es espectacular, muy magra, que se deja madurar durante unos 20 días para que la carne vaya perdiendo agua y los sabores se intensifiquen. 
También porque las hamburguesas son de 150 gr. una medida ideal para que la hamburguesa aguante la estructura. Nada de esas hamburguesas de 200 o 250 gr. donde tienes que ser un autentico equilibrista para que no se te caiga el trozo de lechuga por un lado y el ketchup por el otro.
Y finalmente, porque respetan los puntos de cocción y cuando la pides poco hecha te la sirven en su correcta temperatura, no fría como en otros sitios.
El local esta situado en el barrio de Sants, a escasos metros del Celler de Gelida (por si alguien quiere aprovechar la visita). Un local más bien pequeñito, con pocas mesas y una larga barra, lo suficientemente confortable para tomarte una hamburguesa. Mas parecido a un típico bar de barrio que a un ultramoderno local de diseño escandinavo, esto influye en que predomine un publico más familiar y de barrio.
La carta puede parecer algo corta, pero acostumbran a tener bocadillos fuera de carta.
santa burg gastrofilia
Buenas Patatas Fritas Caseras, de generoso corte y buena fritura. En todas las mesas hay buena selección de salsas y condimentos, Ketchup, Mexican Ketchup, Maionesa, Salsa Worcestershire…
santa burg gastrofilia
Santa Royal, Hamburguesa con bacon, lechuga, cebolla confitada, tomate y una suave mayonesa a la mostaza antigua. Observar en la foto el punto de cocción de la carne. La carne es tan sabrosa que en este caso prefiero que no lleve demasiados complementos para no quitarle protagonismo.

santa burg gastrofilia
Santa Jordi, hamburguesa de carne de butifarra de cerdo, cebolla confitada y queso Cheddar. Otra vez, menos es más. Muy buena.
santa burg gastrofilia
De postre, un Santa Beef, Lonchas de Roast Beef Dry Aged que contrasta con el dulce de la compota de manzana y el amargor de la escarola y la rucula. Todo ello acomodado en un pan de coca ligeramente tostado. Delicioso

santa burg gastrofilia
La cuenta para dos. Precios en la linea con otros locales del mismo segmento. 
De postres dulces nunca he pedido, pero creo que la oferta es escasa. Eso sí, se suman también a la moda de tener una buena selección de ginebras para los Gin & Tonics.
En resumen un local de hamburguesas a tener en cuenta. No se puede reservar y entre semana he notado que cada vez tiene más afluencia. Mejor llegar antes de las 9 si no se quiere esperar para conseguir mesa.

Santa Burg
C/ Vallespir, 51

Fastvinic

El bocadillo o bocata, en su aceptación mas coloquial, es una de las preparaciones gastronómicas más versátiles que existen, sus posibilidades son infinitas. Entre pan y pan se puede combinar con cualquier ingrediente, sea dulce o salado, animal o vegetal. Es adecuado para cualquier hora del día y te lo puedes comer ya sea sentado o andando. Y su elaboración puede ser tan fácil o tan complicada como uno quiera. Con todos estos argumentos podríamos decir que el bocata es la preparación perfecta y por eso es una pieza fundamental en nuestra dieta.
Si se puede dignificar la hamburguesa, porque no hacer lo mismo con el bocadillo? Quizas esta pregunta se la hizo el propio Sergi Ferrer Salat (fundador y propietario del Monvinic), cuando invento su nueva chaladura llamada Fastvinic
No nos engañemos, este local es un Fast-food conceptualmente hablando. Pero poco tiene que ver con los fast-food que conozco. Llama la atención el diseño muy cuidado, un espacio funcional, con la presencia de muchos elementos de madera y pintado de colores fríos le dan un ambiente agradable y reposado, que invita a disfrutar de la comida. Su sistema de funcionamiento es de autoservicio y “prepago”, como en los otros establecimientos de su categoría. Pero si miras los productos que ofrecen empezaras a entender que este no es un establecimiento normal. bocadillo de trucha de río, de pollo a la catalana, tampoco podía faltar una hamburguesa o un kebab! Al igual que en Monvinic, todo elaborado con productos ecológicos, de proximidad y de temporada y servido en bandejas biodegradables. La tendencia ecológica y de sostenibildad es imparable y ha venido para quedarse, pero aun sigue siendo minoritaria. La oferta gastronómica se complementa con ensaladas y postres. Todo bajo la supervisión de Sergi de Meià
Pero si algo hace diferente Fastvinic del resto es la oferta de bebida, aguas y refrescos aparte. Donde te ofrecen como cerveza de la casa una Bleder? Una cerveza artesanal producida en Rubi. O donde te ofrecen una selección de 24 vinos de diferentes precios para acompañar tu bocadillo? Esta es la pequeña gran chaladura de Sergi, un apasionado de los vinos.
fastvinic gastrofilia
Nuestra cena consistió en unas Croquetas de pollo, de notable sabor pero de rebozado ablandecido.

fastvinic gastrofilia
Muy bueno el Bocadillo de Perdiz en escabeche. Ligeramente entibiado y con un sabor de una finura extraordinaria.

fastvinic gastrofilia
Muy bueno también el Bocadillo de Butifarra con niscalos y alioli de membrillo. Un conjunto equilibrado donde el alioli suavizaba la potencia gustativa de la butifarra y los niscalos.

fastvinic gastrofilia
La cuenta para dos personas. Como bebidas escogimos una cerveza Bleder y una copa del Trio Infernal Riu. No podemos decir que sea barato, pero merece la pena visitarlo.

Fastvinic
C/ Diputació, 251
Telf: 934 873 241

El Petit Burger

El Petit burger es un pequeño espacio anexado al restaurante Bestiari. Seguramente un almacén desaprovechado, y en los tiempos que nos movemos, donde hay que sacar la máxima rentabilidad de los recursos disponibles, porque no montar una hamburgueseria? En Barcelona se vive una eclosión de lo que podríamos llamar hamburgeserias “Premium”. Aquellas que van un poco más alla de los burgers de toda la vida, buscando nuevas combinaciones y productos de alta calidad, también ecológicos (hace poco leí que El Filete Ruso, ha sido la primera hamburgeseria en tener la distinción Km. 0). En definitiva darle el protagonismo merecido a una elaboración algo denostada e infravalorada en la gastronomía.
Con tanta competencia como diferenciarse? Es difícil luchar por tener la mejor hamburguesa de BCN, el nivel esta muy alto. En El Petit Burger se han querido diferenciar por ofrecer una experiencia global de calidad. Lejos de buscar una alta rotación de clientes, intentan complementar la oferta con otros productos de calidad para que el cliente se quede mas tiempo en el local. Gracias a una extensa variedad de ginebras premium, puedes tomar un Gin-Tonic después de tu hamburguesa.
El local pasa desapercibido si no te fijas bien, es tan pequeño que no dispone ni de cocina, teniendo que compartir la de su hermano mayor Bestiari. El negro es el color protagonista del local, quizás mas destinado a un ambiente nocturno. Destaca como elemento decorativo una lampara Dear Ingo negra.
La Carta es clara y bien estructurada. Dejando el principal protagonismo a las hamburgesas diferenciadas en tres bloques: Clasic Burgers, Contemporary burgers y Gourmet Burgers. Tambien encontramos espacio para las ensaladas, dips y postres.
petit burger gastrofilia
Mientras esperábamos las hamburguesas pedimos unos Crackers con Hummus, bueno el humus con una textura compacta y sabor a curry, también los crakers bien crujientes. Ya era hora de acabar con la tiranía de las patatas y los aros de cebolla como acompañamiento a las hamburguesas.

petit burger gastrofilia
petit burger gastrofilia
De las Classic Burgers nos decantamos por la Cheeseburger, que lleva queso brie. El tamaño de las hamburguesas es generoso. El Pan tiene la consistencia suficiente para aguantar con todos los ingredientes. Punto de cocción muy correcto. Un burger sabroso y jugoso.

petit burger gastrofilia
petit burger gastrofilia
Del las Contemporary Burgers, pedimos la Indian, con Pollo Tandoori, cebolla, calabacion, ensalada y mayonesa de curry. En al misma linea que la anterior, buen pan, buena cocción dejando el pollo jugoso. Aun así no me acabo de convencer, seguramente por no estar acostumbrado a las especies que componen el pollo Tandoori.

petit burger gastrofilia
Los postres ya los tienen preparados y enmoldados en pequeños vasos, con propuestas tan golosas como este Queso Fresco con Cookies y coulis de fruta de la pasión.

petit burger gastrofilia
O esta Crema de café con praline de avellanas y virutas de chocolate. Además a un precio razonable (2,5 €) para finalizar con un dulce bocado.

petit burger gastrofilia
Esta fue la cuenta para dos personas.
Las sensaciones fueron muy buenas y hay propuestas muy apetitosas que degustar. También hay ganas de probar el Gin-Burger las noches del jueves.

El Petit Burger
C/ Fusina, 3
Telf: 932 683 080

Bar del Pla

Otro de tapas! Y es que la oferta de este tipo de locales en Barcelona es enorme, la tapa vende más alla de los pirineos y eso se nota, sobretodo en las zonas turísticas. Por desgracia, la mediocridad es el nivel estándar en este tipo de locales, por lo que es muy difícil separar el grano de la paja. 
El Bar del Pla, a pesar de estar en una zona turística com es el Barrio del Born no se encuentra en un lugar de paso, pero aún así es imposible ir sin reserva porque llena cada noche, por algo será… 
A pesar de reservar con un día de antelación ya me avisaron que no habían mesas disponibles por lo que nos toco estar en la barra. Se nota que este local aparece en las guías turísticas por la curiosa mezcla de locales y foráneos que llenan el local, al lado teníamos una pareja extranjera que rondaban los 50 que acompañaban las tapas con sendos Gin Tonics de Citadelle. Nosotros fuimos más ortodoxos y pedimos cerveza.

Buen Pan de coca con tomate, templado y crujiente.

Unas Olivas Gordal y Aragonesas, cortesía de la casa, para acompañar las cervezas mientras esperábamos las tapas. 


Croqueta de calamar en su tinta, buen rebozado y una bechamel consistente con tinta de calamar de buen sabor, muy buenas.


Buena Ensaladilla rusa, con el atún como ingrediente principal, patata y huevo rallado por encima.

Tataki de presa ibérica acompañado de higos, no nos acabo de convencer ya que la carne estaba fría en lugar de templada.

Sabrosos los Calamarcitos con habitas.

Y para acabar unos contundentes Huevos estrellados con butifarra del Perol.

De postres, deliciosa Torrija de Santa Teresa con helado de canela.

Y un Pastel de queso de gusto más marcado, acompañado de un crumble y un coulis de frutos rojos. Lo prefiero a aquellos hechos con queso fresco o quesos más neutros. Muy bueno.

La cuenta para dos.
En el Bar del Pla han cuidado mucho el diseño y el marketing, pero se sostiene con una cocina a la altura de lo que se espera.

Bar del Pla
C/ Montcada, 2
Telf: 932 683 003

Betlem Miscel·lània Gastronòmica

A metamorfosearse! Que decían los Power Rangers, y es que en estos tiempos de crisis no queda otra. Betlem nació como “casa de queviures” hace mas de 100 años en una de esquinas con más solera del eixample dret, compartiendo protagonismo con el Bar Funicular. En los últimos años se había adaptado a los nuevos tiempos con la venta de productos gourmet, apenas un par de veces había entrado a comprar algo pero puedo decir que elaboraban uno de los mejores foie mi-cuit de Barcelona. 
Hace menos de un mes inauguraron su nueva etapa como gastrobar, tras una profunda reforma del local, totalmente remodelado, pero sin perder su esencia de local centenario, manteniendo ciertas estructuras como el mosaico hidráulico o la alta estantería de madera que recorre el local rebosante de botellas.
Amplio horario, ideal para comer o tapear a cualquier hora del día, con una oferta de conservas, embutidos, quesos, bocadillos y platos algo más elaborados. En la barra encontramos tiradores de cerveza Moritz , Epidur y de vermut Izaguirre!
Llegamos un viernes noche a las 22:45. Que vitalidad le da a este tranquilo chaflán de Barcelona la flamante y codiciada terraza del Betlem con un lleno hasta la bandera. Encontramos un par de taburetes libres en una de las barras que recorre todo el local. Alguien dijo que los taburetes del Cañete eran incomodos? que visite el Betlem! 
Nos apresuraron un poco a la hora de hacer la comanda porque en 15 minutos cerraban cocina. Esto es lo que degustamos acompañado de una cerveza y como siempre, todo para compartir.
betlem miscelania gastronomica gastrofilia

Un buen Pan con tomate.

betlem miscelania gastronomica gastrofilia
Croquetas de jamón ibérico, algo aceitosas y no muy sabrosas, a pesar de llevar tropezones de jamón, mal comienzo.

Unas Patatas bravas de las que no hay foto, las patatas estaban cortadas a cubos grandes que parecían refritas, la salsa era una especie de sofrito de tomate picante. No convenció en absoluto.

betlem miscelania gastronomica gastrofilia
Por suerte la cosa empezó a mejorar con las Tostadas de Steak Tartar, predominante sabor a pepinillos y salsa Worcestershire y quizás le faltaba algo más de jugosidad, pero tenia un buen punto picante, y se mostró solvente.
betlem miscelania gastronomica gastrofilia
Presa ibérica con pimientos del piquillo, muy sabroso, buen producto y buena cocción. 

betlem miscelania gastronomica gastrofilia
También muy bueno los Calamarcitos con alioli y uva, fresquisimos y sabrosos calamarcitos que les falto un punto de cocción ya que el interior quedo algo crudo, acompañado de un suave alioli de textura muy ligera, las uvas le daban frescor al conjunto. Muy bueno.

betlem miscelania gastronomica gastrofilia
Como postres un Crujiente de Mel y mato, delicioso helado de mato acompañado de finisimas capas de hojaldre todo regado en miel y con una pequeña porcion de pastel de queso y limon que hacia de base para mantener las capas del hojaldre en vertical. Muy bueno.

betlem miscelania gastronomica gastrofilia
Baba al ron, baba bien emborrachado de ron acompañado de un buen helado de vainilla y piñones. Delicioso.

betlem miscelania gastronomica gastrofilia
La cuenta para dos. Nos quedamos con la sensación que la cosa fue de menos a más y la impresión general fue buena.
Otro par de detalles que hay que mejorar, las bebidas las pedimos solo sentarnos, antes de escoger los platos y nos las trajeron junto a las croquetas. Y el pan con tomate se sirvió lo ultimo junto a los calamares. Supongo que el local aún esta en rodaje y era la última hora del servicio de un viernes noche, pero espero que mejoren estos pequeños detalles.
Betlem Miscel·lània Gastronòmica
C/ Girona, 70
Telf: 932 655 105 
No aceptan reservas

Norte Restaurante

Supe de este novísimo local, apenas 3 meses desde su apertura, gracias al suplemento de La vanguardia, Que Fem, y apenas una semana después hablaron de ellos en el programa Via Lliure de RAC1. Un local abierto por tres socios que se conocieron trabajando en el restaurante MOO y son de Vigo, Bilbao y Villadiego, de ahí su nombre, Norte. Me gusto su concepto de cocina, platillos de cocina tradicional con producto de temporada y si puede ser ecológicos.
Hay que decir que en Norte se dedican a los desayunos “de forquilla i ganivet” y comidas, ya que abren muy pronto por la mañana para cerrar a media tarde. Solo los viernes ofrecen cenas. Un concepto muy parecido a La Pubilla.
Tengo que decir que al llegar por la noche a Norte impacta su blanco impoluto, y por el diminuto pero aprovechado espacio, con apenas 5 mesas. En la pared podemos ver su nombre formado por bombillas, como si de un espectáculo en pleno Broadway se tratara, y las lamparas de la barra de color rojo y verde que le dan color al local.
La carta es corta, aparte de los platos fijos, tienen el plato del día y el pescado del día. Carta de vinos también corta, pero de referencias interesantes y sirven vino a copas. Para acompañar la cena escogí un Mes que paraules blanco DO Pla de Bages.
Nos sirvieron un pan blanco del Forn de la Trinitat, un detalle que muestra el gusto por hacer las cosas bien.
Todos lo que pedimos fue para compartir y la cena consistió en lo siguiente.

norte restaurante gastrofilia

Para empezar una deliciosas Croquetas de Jarrete, sabrosisimas, a pesar de su gran tamaño su fino rebozado y la textura aterciopelada del relleno daba una sensación de ligereza.

norte restaurante gastrofilia
Setas, huevo escalfado y panceta iberica, en este caso las setas eran unos rossinyols bien gustosos, un huevo que aportaba untuosidad al conjunto y el toque graso de la panceta. Un trio ganador.

norte restaurante gastrofilia
El pescado del dia, Merluza con sopa de judias verdes, albahaca y calabacin. Merluza  en su perfecto punto de coccion con una sopa de intenso sabor a judias, el frescor de la albahaca le vino perfecto a este plato.

norte restaurante gastrofilia
Secreto de cerdo iberico, manzana y piparra gigante, la piparra sin lugar a dudas le daba el toque personal a este plato, para quien no lo sepa las piparras son las famosas guindillas vascas, finas y que apenas pican y que ahora que estamos aun en temporada, se pueden comprar frescas.

norte restaurante gastrofilia
Surtido de quesos, de izquierda a derecha un Bauma Carrat (leche de cabra, Bergueda), Saint Felicien (leche de vaca, Francia) y Roncal (Leche de oveja, Navarra), acompañado de una deliciosa mermelada de ciruelas casera.

norte restaurante gastrofilia
Para acabar un goloso Conguito, una mouse de chocolate acompañado de trozos de cacahuete y galleta. 

norte restaurante gastrofilia
La cuenta para dos.
Destaco un intangible que cada vez tiene mas valor para mi, el timming. En ninguna ocasión hubo mas de un plato en la mesa y los platos llegaban sin atropellos ni largas esperas entre ellos en su correcto orden de aparición. 
En definitiva, muy buena comida y muy buen trato a un precio muy ajustado. Volveremos pronto.

Norte
C/ Diputacio, 321
Telf: 935 287 676