Gaig

La familia de los Gaig es una de las más reputadas en el mundo de la restauración barcelonesa, com más de 140 años de historia (que se dice pronto) desde que abrieron su restaurante en Horta, y donde varias generaciones continuaron con el negocio familiar. Desde hace más de 30 años. los mandos del restaurante los lleva Carles Gaig, que decidió cambiar su ubicación original en el Paseo Maragall por los bajos del Hotel Cram en pleno centro de Barcelona en el año 2004.
Los asiduos lectores del blog ya sabeis que este no es mi formato preferido de restaurante, pero despues de estas credenciales las expectativas por probar su cocina era máxima. El  espacio es espectacular, en todo el restaurante predominan el rojo y negro, que junto a la buena separación de mesas crea un ambiente de imtimidad, las mesas de gran formato y las amplias butacas, dan una gran sensación de confort. 
Como oferta gastronómica, aparte de la carta, existe la posibilidad de dos menús degustación, uno de 5 platos más 2 postres (85 €) y otro más largo de 6 platos, quesos y 2 postres (105 €). Al final elegimos el “corto” de 5+2.
Como snacks mientras leiamos la carta nos pusieron Croqueta de “rostit”, sin destacar, Galleta de alga nori, de textura parecida a las galletas de mantequilla danesas pero en su versión salada, buñuelo de bacalao, muy bueno y crujiente de parmesano.
Antes de llegar el primer aperitivo nos pusieron un servicio de aceite y sal para acompañar con el pan.

gaig gastrofilia
Canelón de calabaza relleno de queso azul y espinacas. Primer aperitivo, visualmente efectivo por el color de la calabaza que hacia la función de pasta, el relleno de queso azul era muy fino y cremoso y para contrarrestar su potente gusto se acompañaba de una salsa agridulce. Muy bueno.

gaig gastrofilia
Foie-gras de pato al natural, ensalada de habitas frescas, salvia y gelatina de moscatel. Buena terrina de foie-gras servida a temperatura ambiente, como desengrasante se acompañaba de una deliciosa ensalada de habitas repeladas y escarola. La gelatina de moscatel era prescindible. También nos sirvieron unas tostadas para acompañar al foie. Como opinión personal, y sin animo de escandalizar, aun no he encontrado nada mejor que unas galletas Tuc donde untar un buen Foie-gras (del Betlem, por favor!).
Gratén de espinacas y vieira. Cuando se acabara el monopolio de este molusco en los menús degustación? Hay que decir que la viera era de gran tamaño, carnosa y presentada en su optimo punto de cocción. Binomio perfecto para el excelente gratén de espinacas, donde se consigue sacar toda la esencia del producto. Curioso el juego, cual es el producto principal y cual es la guarnición?

gaig gastrofilia
Arroz caldoso de gamba de Palamos, calamar y almejas, el arroz se presenta en una cocotte Le Creuset y se emplata en una mesa auxiliar a la vista del comensal. Solo puedo decir… perfecto.

Lenguado en tempura con salteado de verduras, excelente combinación de texturas, el lenguado jugoso y la tempura crujiente, acompañando las diferentes hortalizas (calabacín, pimiento, cebolla, etc) cortadas en brunoise.

gaig gastrofilia
Espaldita de cordero deshuesada y al horno, cocida a baja temperatura, muy melosa que se deshacía en boca. Acompañada de una patata al “estilo Arola” rellena de alcaparrones y queso de cabra.

gaig gastrofilia
Gelée de limón, espuma de crema catalana y helado de caramelo, buena combinación de sabores y texturas.

Soufle de cacao 72% de selección africana, una delicia para los más chocolateros.

gaig gastrofilia
Como petit fours tres Macarones de chocolate, te y cassis.

Aunque el nivel de los platos estuvo muy alto de forma individual, la elección de los platos para el menú resulto algo decepcionante, teniendo en cuenta que se anunciaba como “sorpresa” y no conocíamos los platos que nos iban a servir, hubieron pocos detalles sorprendentes. En la carta pude leer preparaciones que hubiera encontrado más apetecibles. 
Puedo decir que la cocina de Gaig tiene un carácter clásico con ciertos toques de modernidad (gelatina, espuma, tempura, cocción a baja temperatura). En búsqueda de la esencia del producto, apenas el producto principal y su guarnición, incluso dando la misma importancia a ambos elementos creando auténticos tándems donde no sabes cual es la guarnición, ni cual es el producto principal.
Como suele ocurrir en este formato de restaurantes, el ratio de calidad precio no es su punto fuerte, pero hay que tener en cuenta su ubicación, el utillaje de primera calidad y una plantilla de 34 personas para un máximo de 55 comensales.
Para los que se quieran acercar a la cocina de Carles Gaig de una forma más económica pueden optar por la Fonda Gaig, donde encontraran una puesta al día del recetario tradicional catalán.

Gaig
C/ Aragó, 214
Telf: 934 291 017
Anuncis

4 thoughts on “Gaig

  1. No em diguis que hi vas estar aquest dissabte migdia… que la casualitat ja comença a espantar-me… :)). Nosaltres estavem a pocs metres, al Cinc Sentits.. Fins i tot al sortir varem anar a mirar la carta desde fora..

  2. Jajaja!!! Ja comença a ser qüestió de quedar i que no hi hagi tanta casualitat, no? 🙂

    Té tot una pinta d'estar boníssim, sobretot el caneló i els espinacs acompanyats de vieira o al revés, igualment crec que hi disfrutaria d'allò més inclús amb la xocolata i això que ja saps que no m'agrada…

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s